Historia

TESTIMONIO DEL HERMANO JORGE ELÍAS

Dicha respuesta sorprendió grandemente a aquella mujer, quien comenzó a temblar y a ponerse nerviosa, y con palabras entrecortadas dijo que quería platicar seriamente con nosotros, luego se marcharon.Un compañero de trabajo, quien llegó a vivir por esos días a la colonia, me dijo que hiciéramos un campo blanco, -Qué es eso? Le pregunté, y él me respondió: un lugar especial donde se pueda predicar y bendecir el nombre del Señor. Comentándole dicha situación al hermano Miqueas Tórrez, el cual, era obrero de la Iglesia de Belén, en tiempos del hermano Fays Aboganem, me dijo: “Hágalo, hermano, y tome usted la iniciativa en todo, yo lo voy a apoyar”. Aquel joven que me invitó a predicar, era miembro de la iglesia de apóstoles y profetas, y comenzamos a evangelizarlo primeramente a él, e hicimos varias reuniones en mi casa lo cual le agradó mucho, y hasta me dijo que el tema de la Elección Apostólica no era ningún problema para él, pues, en su opinión, “todos somos apóstoles”, pero lo que no le gustó, fue, que en nuestras reuniones familiares no hayamos danzado, por eso ya no volvió.

Pero aquellas reuniones, llegaron a oídos de aquella mujer que me fue a tocar la puerta el primer día, y me dijo que quería hablar conmigo y visitar nuestas reuniones familiares. Nuestros primeros oyentes, fueron los vecinos del pasaje donde vivíamos, Testigos de Jehová, Católicos, y de la Iglesia Elím. Un día, aquella mujer me confesó que ella se había bautizado en la Iglesia La Luz del Mundo, y que desde hacía once años se había salido, y se convirtió en diaconiza en la congregación a la que ahora representaba, y que los cultos los hacían en su casa. Hasta entonces, comprendí la hermosa parábola de las cien ovejas, y la que se le había perdido. Yo le pregunté si alguna vez, en su corto perseverar en la Iglesia, creyó que el hombre que dirige este pueblo es un Enviado de Dios? A lo que ella respondió que sí, que ese pensamiento, nunca se apartó de su corazón, y que por eso deseaba regresar. Al siguiente día, la llevamos a Belén, y la presentamos al hermano Miqueas Tórrez, y a partir de ese día las reuniones que se hacían en mi casa, se trasladaron a la casa de ella, situación que le atrajo muchas enemistades y sufrimientos por parte de sus antíguos hermanos y compañeros, quienes la acusaban de traidora, idólatra y cosas por el estilo. Tratamos de evangelizar a aquellos líderes y pastores, pero ellos estaban demasiado fanatizados, y despues de muchos encuentros y pláticas, terminaron alejándose de la hermana y dejándola en paz. La hermana se llama Ana María Tomasino. Pero Dios la bendijo abundantemente, tanto así, que en los primeros avivamientos que hubo, recibió la promesa del Espíritu Santo, pues, era vacía; también, con el tiempo, se bautizaron su esposo, el hermano José Luis García, su mamá, y sus dos hijos.

 

Los primeros hermanos convertidos en la Obrita de Ciudad Futura, fueron: Toda la familia de la hermana Ana María Tomasino; también, Esperanza Díaz        ( sus dos hermanas y sus dos hijos: Jorge Díaz y Virginia Díaz), Haydeé Pineda, Natividad Cortéz ( quien durmió en los brazos del Señor), Claudia Cortéz, Esmeralda Lara, Mercedes Lara, y Julio Lara.

Con el tiempo llegaron a vivir a la colonia, otros hermanos de la Iglesia, juntándose así, un buen grupo de hermanos que bendecían y alababan el Nombre del señor en este lugar, entre ellos: el hermano Carlos y su esposa la hermana Paty, la hermana Magdalena Segovia, el hermano Toño Vásquez y su esposa Aracely, la hermana Alejandrina, y otros hermanos, que en esta etapa    ( 1995-2001) no tuvieron ninguna participación ni colaboración, sino, hasta después.

En un Servicio Especial de domingo por la tarde, nos visitaron diez oyentes ( de los cuales, muchos ya eran candidatos a bautismo, entre ellos la hermana Amalia Chávez y el hermano Javier Argueta, quienes se bautizaron tiempo después), además de todos los hermanos que ya eran bautizados. Presidió el hermano Carlos Murcia, quien les dio palabras de ánimo y felicitación a todos los que se habían reunido esa noche.

La Obrita crecía apresuradamente en este lugar, y el fervor de los hermanos era muy notorio, tanto así, que todos los días hacíamos matutino ( pero a las 5:30 de la mañana, para no molestar con nuestros cantos a los vecinos que eran gentiles). En una ocasión celebramos un Culto al aire libre en el parqueo número uno, en la entrada de la colonia, sin imaginar, que muchos años después, en ese mismo lugar, habría un rótulo muy grande que dijera: “LA LUZ DEL MUNDO Casa de Oración”. En esa ocasión, se invitó al Coro de la Iglesia de Belén, y presidió el hermano César Abrego.

Antes que esta Obrita se convirtiera en Iglesia Independizada, muchos hermanos emigraron a otras colonias ( algunos, por causa del terremoto de 2001) y perseveran actualmente en: Apopa ( hermano Carlos y hermana Paty), Soyapango ( familia García Tomasino), Santa María Oztuma ( familia Díaz), y otros aquí, en Ciudad Futura. Dos jóvenes dejaron de perseverar, pues eran menores de edad, y sus padres les prohibieron que fueran a la Iglesia; otro hermano falleció en el barrio Belén ( él, se reunía en la Iglesia Central de San salvador); y la hermana Cortéz que durmió en los brazos de Cristo ( ella vivía en Cantón Nazareth, pero perseveraba en la Iglesia de Belén).

Algunos hermanos que trabajaron en la evangelización de Ciudad Futura, en esta primera fase (1995-2001) son: El obrero de Belén, Abel Rívas, Jorge Elías y su esposa Marina Cortez de Elías, la hermana Ana María Tomasino, Sara Cortéz, Keyla Guevara, Antonia Campos, Isabel Guadrón, Daniel Pineda, Aníbal Alvarado, David Vásquez, Lichi Gutiérrez, el obrero de Belén Julio Valle, y otros.

El lema que inspiraba nuestro trabajo era, “Buscar almas para Cristo, no enemigos para la Iglesia”, por eso, manteníamos buenas relaciones con los religiosos de la colonia, y después de nuestros cultos, les invitábamos a un refrigerio para seguir conversando, pláticas que en muchas ocasiones, llegaron hasta altas horas de la noche.

Otra causa que nos inspiraba a la evangelización, era el Apóstol de Jesucristo. En una reunión, mientras hacíamos la oración por el Varón de Dios, una oyente oraba con gran fervor y mucho lloro, pidiéndole al Señor que bendijera a su Santo Siervo, tanto así, que nos hizo pensar que ya era hermana y se había retirado, pero ella dijo que no, que era muy católica y nunca había escuchado de la Iglesia La Luz del Mundo, y que todo su lloro era de felicidad, al conocer de la existencia de un Varón de Dios sobre la fas de la tierra. Ella era la hermana Esperanza Díaz ( la primera hermana que se bautizó en la Obra de Ciudad Futura).

¡PARA LA GLORIA DEL SEÑOR!

4 comentarios

4 pensamientos en “Historia

  1. Luz

    Lpds, es muy bonito leer testimonios como este porq nos damos cuenta del hermoso trabajo impulsado por un Enviado de Dios, que el Señor sea quien les bendiga y q esa obrita siga multiplicandose y q vaya como la luz de la aurora de aumento en aumento…

  2. moises henriquez

    quiero saber en que nombre o nombres bautizan en la iglesia por favor

  3. ana maria de garcia

    La paz del señor que alegria siente mi alma al leer este testimonio y ser parte de el me trae muy bellos recuerdos dios bendiga siempre a la iglesia de ciudad futura y a mis santos hermanos grasias dios por aberme permitido ser parte de esa hermosa bendision

  4. Dios le pague por sus bendiciones hermana…

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com. El tema Adventure Journal.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: